La empatía en los tiempos del cólera

Vivimos tiempos complicados. Basta tener una arroba de twitter o una cuenta de Facebook para verlo. Todos los días surgen temas: en política, en deportes, en espectáculos o en cualquier otro escenario; que nos permite darnos cuenta, que a través de las redes sociales, opinamos de forma indiscriminada, sin el menor grado de empatía. Son comunes las mentadas de madre, las críticas a la foto de perfil del que expresa una opinión contraria a la nuestra, o los ataques personales basados en chismes y rumores, si al que se quiere evidenciar es una persona más o menos famosa. Es más, ni siquiera la opinión de expertos o de gente que entiende sobre un tema especifico y demuestra con pericia y pruebas su dicho, tiene la credibilidad suficiente para rebatir a algunos usuarios de las redes sociales, que con base en insultos, matizan su falta de argumentos.

Nos resulta fácil tratar de destruir con palabras las carreras, el prestigio e inclusive a la persona misma, con tal de ganar likes o de tratar de imponer nuestro punto de vista. Llegamos, a veces, al extremo lamentable de amenazar a las familias. Nos resulta gracioso poner fotos de sicarios o de personas que sostienen armas, como respuesta a comentarios con los que no estamos de acuerdo. “Es humor”, “Es twitter”, “Pinche generación de cristal”, llaman a los que se atreven a quejarse de ese diálogo corrosivo que tuit a tuit va subiendo de tono, hasta que alguien cansado bloquea al otro, o lo denuncia para que cancelen su cuenta.

De pronto parece – y nos quieren vender- que estamos francamente divididos; que la polarización desde las preferencias políticas – Los que apoyamos a AMLO contra los que no- se han hecho tan grandes que la brecha ha salpicado otros muchos temas. ¿Pero es cierto? o ¿Esa división siempre existió y es ahora que nos damos cuenta de ella?.

Tomemos como referencia la película Cindy La Regia, película mexicana basada en la tira cómica de Ricardo Cucamonga; que hace referencia a una muchacha de clase alta de Monterrey y todos los clichés que supone vivir en el norte del país, en una familia acaudalada y que siente cierto revanchismo con el chilango típico que le llama “provincia” a su ciudad. La cinta de ninguna forma, creo, que pretenda ser una obra maestra de la cinematografía o una referencia de lo que es el cine nacional; es sencillamente una película bien producida, con un buen reparto y muy bien comercializada; lo que hace que a diferencia de muchos otros filmes mexicanos haya llegado a muchas salas del país, en muy diversos horarios. La forma de tocar de forma natural y sin exageraciones, temas complejos como el lesbianismo, le merecieron muy buenas críticas, de algunas personas que regularmente no apoyan este tipo de cine y que son respetados como críticos. Sin embargo, esos buenos comentarios, produjeron una serie de insultos y suposiciones, contra la cinta, actores, director y todo aquel que dijera “Está buena” o “Deberían verla”. Y eso nos lleva a un tema bien interesante que es “leer lo que no está escrito y nadie escribió”.  Pues una recomendación no hace un mal comentario a otra cinta, es decir, nadie que recomiende Cindy la Regia, está diciendo al tiempo que es mejor que “Jo Jo Rabbit” o que “1917” o “mujercitas”; que son sus competidoras por horarios y fechas de estreno. Simplemente están diciendo que es una buena película y que pasas un buen rato al verla.  Creo, que en ese sentido nos hace falta entender que nuestro gusto, no es el gusto universal, que nos pueden gustar más cosas que no sean solo las socialmente aceptadas o las que nuestros cercanos aceptan; pues nada tendría de malo disfrutar de una película que seguramente está lejos de la calidad a las nominadas al Oscar, pero que puede ofrecer 2 horas de entretenimiento sano. Creo que nos hace falta empatía para comprender, que los que hicieron la película van a defender su trabajo a capa y espada, y que muy probablemente, se sienten orgullosos de el, así como seguramente muchos de nosotros lo estamos con el nuestro.

Otro muy buen ejemplo es Nicolás Castillo, delantero chileno del Club América, que debido a una lesión fue intervenido hace unos días, y que por complicaciones de la misma cirugía sufrió una trombosis. De inmediato, cuando se informó esta situación surgieron comentarios en todos los sentidos, desde los que le deseaban pronta recuperación y lamentaban su condición, hasta los que pedían – enojados con las constantes lesiones y bajo rendimiento del chileno- “que se le durmiera como a los perritos” o le deseaban que nunca más volviera a jugar futbol. Es cierto que los deportistas, muchas veces y debido a la fama, al dinero que ganan o a la exposición que sufren todos los días, parecen lejanos de la sociedad común, pero son y siguen siendo SERES HUMANOS. Personas que al final del día están tan expuestos a un problema de salud como todos y que su trabajo, aunque muy divertido y bien remunerado, también tiene riesgos, diferentes a los de la mayoría. Lo increíble es que las reacciones sean de odio o de malos deseos; que caigamos en las sospechas de si Nico, finge estar lesionado o no se cuida lo suficiente, cuando es evidente, a todas luces, que él mismo, no podría desear estar en esa condición que pone en riesgo su carrera y su vida.

Como vemos, la división no solo es en preferencias políticas, y todavía más, no es a raíz de las diferencias políticas. La división está y siempre estará, pues somos muy diferentes uno del otro, incluso entre los que pensamos similar en algunas cosas, podemos no estar de acuerdo en otras y o estar de acuerdo en la mayoría pero diferir en alguna. Lo importante es encontrar las coincidencias y tener siempre, antes de responder, una pizca de empatía.

@GerardoAyala

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s