¿El violador soy yo?

La afirmación por si sola es terrible. No es cierto claro, mi educación en casa fue determinante en el sentido que la violencia hacia cualquiera es para los cobardes. Mi madre, mis abuelitas, mi hermana, mis tías, mis primas; una familia abundante en mujeres me hizo crecer con la idea firme de que las mujeres son lo mejor de este planeta. Jamás en mis relaciones personales me he atrevido al abuso físico y creo desde un acto de contrición que tampoco al abuso psicológico. Pero no estoy seguro. En ese sentido creo que a cualquier de nosotros nos hace falta deconstruirnos, reflexionar y aprender. Rearmarnos en expresiones, en dichos, en insultos; en formas, en lenguaje, en acciones y reacciones; en conductas simples de todos los días.

En los días pasados un caso de feminicidio- uno de la decena que ocurren todos los días en México- se hizo viral; la indignación colmó a todas y lo acompañaron con miedo. Es natural, la realidad de esta sociedad les dice a las mujeres que están en riesgo, que matarlas es sencillo, que varios lo hacen, que es recurrente y lo que es peor; que la autoridad hace poco por resolver esos casos que están normalizados, en este país que sangra todos los días. Ellas reclaman, maldicen, escriben, gritan. Ellas exigen que se cambie esta realidad con el único fin de vivir tranquilas. Tienen toda la razón y tienen todo el derecho…

¿Y nosotros?

Nosotros nos dividimos en varios. Nosotros buscamos de manera inmediata desmarcarnos de las afirmaciones que nos reúnen como género en culpables. Y es cierto, duele que cada uno sea señalado como un violador en potencia. Claro que duele que nos digan que los violadores, los misóginos, los “odiadores”, los “Abusadores” somos nosotros. Duele por que creemos en nuestra grandísima vanidad y nuestro tremendo ego, que somos diferentes al resto. Duele por que nos surge el orgullo masculino y por que decidimos que nadie, y mucho menos ellas, pueden señalarnos por nuestros errores. Duele por que nos damos cuenta en lo profundo, que no somos tan distintos.

Hablaré de mi caso personal… Nunca he lastimado físicamente a una mujer, nunca. Pero sí creo que más de una vez he caído en conductas que normalizan que ellas sean más vulnerables. Sí creo que más de una docena de veces he aprovechado los privilegios de ser hombre, para imponer mis condiciones. Sí, he consumido pornografía y por lo tanto las he convertido en un simple objeto. Sí, en repetidos momentos de mi vida he usado expresiones que demeritan al género femenino. Sí, en una batalla de género aún defendería al mío. 

Para estas alturas, aún estoy pensando en si debo publicar esta columna o no, por que no es sencillo, por que reconocer los errores de forma pública y en voz alta no es nada fácil. Pero también creo que es lo primero que se debe de hacer en una realidad como esta si de verdad queremos cambiar las cosas. Claro que nos hace vulnerables y claro que de una u otra forma rasga la máscara de perfección que todos queremos ostentar en público. Pero es lo correcto. Y además nunca estaríamos tan vulnerables como lo están ellas; todos los días y en cualquier lugar, algunas incluso en sus propios hogares, con su propia familia.

Debemos reconstruirnos y comprender que su lucha es justa, es necesaria y solo puede hacernos mejores.

Debemos quitarnos del camino y dejar de estorbarles, si nos estás contra ellas, ellas no te están atacando a ti; aunque tu ego te haga pensar que sí.

Debemos dejar de responder con comentarios que las desvían de su objetivo y en su lugar prestar nuestro silencio, para que su voz se haga más fuerte

“Nos matan a todos”, es el argumento para minimizar estos casos.

Es cierto, pero a ellas las matan solo por su género. Y es nuestro género quien lo hace.

Sí… el violador soy yo, y eres tú, y somos nosotros, y son ustedes, y son ellos.

Al final lo somos todos, hasta que todas estén a salvo, hasta que todas tengan garantizado seguir viviendo.

@GerardoAyala


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s