UN DESPROPÓSITO…

Voy a decir, y lo digo a sabiendas de que le van a pintar una raya más al tigre.

¡Qué más da!. Ya quemado de fanático zombie (forma elegante de descalificar al pensamiento divergente), una más una menos, no hace mella.

Surge a raíz de la lectura (que recomiendo muy ampliamente) del libro, “El Don de la Ira” de Arun Ghandi, nieto de Mahatma Ghandi en donde narra las experiencias y enseñanzas que le dejó su abuelo.

Yo no tuve abuelo pero tuve abuela y vaya que me ha servido en la vida (hasta el momento actual) tanta enseñanza que me dejó.

Bien, empieza el disparate de manera breve.

Como todos sabemos, la India en el siglo pasado, era gobernada por los Ingleses. Los Hindúes buscaban su independencia. Los Ingleses se la negaban. La India era un gran productor de sal. Los Ingleses establecieron un impuesto adicional sobre la sal a los Hindúes, sal que era propiedad de ellos y que ellos mismos producían ( algo así como  el petróleo que le vendemos a los gringos para que luego nos la dejen cayulis con la gasolina que ellos nos devuelven). El monopolio de la sal, que para ellos era un tesoro dado que no había medios de refrigeración para conservar los alimentos, lo tenía Gran Bretaña de tal manera que quién lo agarraban comerciando con sal, pal botellón. .

Pues en 1930, Ghandi organiza una gran marcha nacional pacífica de desobediencia civil que se llamó “Marcha de la Sal”. Inició en la ciudad de Sabarmati y el destino era una ciudad costera, Dandi. Inició Ghandi con 60 seguidores, en el camino se fue agregando cada vez más y más gente.

Al llegar a la costa, toma Ghandi un poco de agua de mar con el fin de arengar a las masas para que finalmente se atrevieran a desobedecer y crear su propia sal.  Y así pasó, los ciudadanos  de todo el país comenzaron a evaporar el agua recogiendo así la sal. Sin ocultarse. A plena luz del día. Fueron al botellón más de 60.000 ladrones de sal, Ghandi incluido.

El resto es historia. Y de la historia aprendemos.

Desobediencia civil pacífica que genera cambios positivos para el pueblo oprimido.

Ahora hablemos del plantón de Reforma.

Bonito día.

Paco Casillas.


Imagenes: APB speakers /tekCrispy

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s