Mal consejo.

Hay días que parecen comunes. Despiertas y todo parece normal, rutinario. 

Preparas el desayuno, te lavas los dientes, cepillas tu cabello, peleas con la horda de insensatos que abundan en el transporte público, toreas a los autos y corres como loco para llegar a tiempo a la oficina, le sonríes a tus compañeros, que responden con una mirada de indiferente repugnancia… Todo igual que siempre.

Sin embargo hay días en que la vida te sorprende, porque a la magia le gusta esconderse bajo el disfraz de lo simple, de lo sencillo y de lo cotidiano.

Porque hay días que vienen acompañados de un mensaje que te invita a escapar y a perderte en la complicidad de una sonrisa, en el olor de un libro nuevo, en la espontaneidad infantil de quien logra atrapar un anhelado juguete en una de esas máquinas de garras, en la desierta sala de cine que exhibe una película donde Jaime Camil refrenda el dudoso honor de ser el peor actor de México, en los lunares que forman constelaciones únicas e irrepetibles, en un toque de improvisada poesía, en los brazos que te hacen sentir en casa, en los labios carnosos que regalan generosamente besos a veces sutiles y en ocasiones voraces, en el cuerpo que invade el tuyo como si le perteneciera desde siempre…

¿Te doy un mal consejo? No dejes escapar esos días. No permitas que el miedo te impida arriesgarte. No te conformes con respirar y cumplir con lo que el mundo y la sociedad esperan de ti. Manda a la chingada la aspiración Godinez de tener una casa propia con el autito austero estacionado en el garaje antes de cumplir 40. Deja de escuchar lo que dice tu lógica, tu sensatez, tu prudencia, tu cerebro. Ve y opta por creer en lo que siente tu corazón. 

 Y es que ¿sabes? Esos días se quedarán grabados en tu memoria irremediablemente.

Y al final de tu existencia, agradecerás haberte permitido vivir aquellos instantes en que rompiste esas viejas reglas, esos antiguos esquemas… Porque entenderás que hay días en los que finalmente encuentras lo que nunca estuviste buscando.

A. LopezEnríquez

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s