PEQUEÑA PERORATA DIURNA

Somos solo lo que somos por nuestros actos. Ellos nos definen y nada más. No somos lo que hubiésemos podido ser, somos los que somos en base a lo que hemos hecho y lo que hacemos. No somos por tener un apellido o venir de una familia ilustre.

Nuestros actos nos definen y todo ser humano se construye día con día. Nadie está destinado a nada. A diferencia de los objetos que construimos en lo que la esencia precede a la existencia (si voy a construir, una silla por ejemplo, al tener los maderos ya tengo en mente la esencia de cómo va a ser esa silla y para qué va a servir), en el ser humano, la existencia precede a la esencia. Nacemos vírgenes y hacemos de nosotros mismos lo que queremos llegar a ser. Cada uno de nosotros decidimos en el día a día lo que queremos y deseamos ser.

El cobarde deja de ser cobarde en el momento en que realiza un acto de valentía.  El pusilánime lo deja de ser en el momento en que ejecuta la acción de su voluntad. El ser humano es elección y somos lo que elegimos ser y nada más. Y esa elección es del día a día y es uno mismo el responsable de uno mismo. No se nace héroe ni se nace cobarde. El héroe se construye en su persona tal como lo hace el cobarde.  El ser humano es acción, es elección, está condenado siempre a elegir y en la elección conlleva su propia responsabilidad. Y la acción es compromiso.

Compromiso de saber que lo que uno piensa que es bueno para uno, es por qué se piensa que también es bueno para el resto de la humanidad.

Esa es nuestra tragedia y al mismo tiempo nuestra bendición. Estamos condenados a la libertad. Incluso en las condiciones más difíciles, en cautiverio o bajo amenaza, siempre está en nosotros el tener que tomar la decisión. De ahí la profunda soledad del ser humano y el valor que tiene el amor, la solidaridad, la familia, los amigos para sobrellevarla.

Recordar.

Así pues queda claro. no se es por el apellido o por el origen social o por haber heredado grandes bienes y propiedades. Que no les vendan fantasías. Se es por lo que se hace cada quién de su humanidad.   

Aceptémonos libres y dejemos de subestimarnos o sobreestimarnos a nosotros mismos. 

Paco Casillas.

PD.- Pienso lo mismo contra quienes dicen; “los mexicanos son flojos, desobligados, irresponsables, mediocres” y etc.  Nadie tiene su destino escrito. Podemos ser flojos, irresponsables o mediocres pero también tenemos la libertad de llegar a ser grandes, competitivos y creativos.

El país, el mundo, no se nos entrega hecho. En nosotros está construir, crear el mundo y el país que deseamos.

 En nosotros está. Y en eso estamos.

PD2- Hoy no dejo canción, dejo poema de Constantin Kavafis, “Esperando a los Bárbaros”  que nos retrata tal cual como sociedad, siempre esperando que lleguen seres excepcionales a resolver problemas que tuviésemos que resolver por nosotros mismos.

Y como somos niños chiquitos, hasta el gobernador nos prohíbe nos tomemos una cheve.

Ojalá y un día seamos de verdad “los bárbaros”.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s